GENERAL BLOG

Causas y síntomas de problemas urinarios en perros

Si su perro parece estar orinando con esfuerzo, tiene una mayor frecuencia de orinar en cantidades inusualmente pequeñas o grandes, tiene sangre en la orina y/o tiene accidentes en el hogar, debe hacer que un veterinario examine a su mascota. Estas son señales de que algo anda mal y nunca deben ignorarse. La mayoría de los posibles culpables son problemas que afectan el sistema urinario del perro, que consiste en los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. La identificación temprana de la causa subyacente puede ayudar a garantizar que se pueda administrar un régimen de tratamiento adecuado, lo que puede mejorar en gran medida las posibilidades de un pronóstico favorable. ¡Sigue leyendo para saber más!

¿Estás preocupado por tu mascota?

Reserve una videoconsulta con un veterinario experimentado en minutos.

  • Asesoramiento veterinario profesional online
  • Videoconsultas veterinarias económicas
  • Abierto las 24 horas del día, los 365 días del año

1. Infección del tracto urinario (ITU)

Una infección del tracto urinario (ITU) puede ocurrir cuando las bacterias ingresan a la uretra a través del área genital. Los casos son más comunes en perras, pero pueden ocurrir en perros de cualquier edad, sexo o raza. Una infección de la vejiga no es realmente un problema grave, pero será un asunto diferente si la infección asciende por el tracto urinario y se propaga a los riñones del perro.

Según los síntomas de su perro, un veterinario puede realizar un análisis de orina para confirmar el diagnóstico inicial. Es posible que se necesiten análisis de sangre y otros procedimientos de diagnóstico cuando los casos parezcan más complicados.

La mayoría de las infecciones de la vejiga responden bien al tratamiento con antibióticos. La identificación de la bacteria con un cultivo de orina puede ayudar a garantizar que se administre el antibiótico adecuado. Pero si la infección afecta los riñones, generalmente se requiere hospitalización para la terapia de líquidos por vía intravenosa y una estrecha vigilancia.

Si su perro experimenta infecciones urinarias recurrentes, su veterinario tomará medidas para identificar la causa subyacente.

2. Piedras en la vejiga

Los cálculos (urolitos) comúnmente se desarrollan en la vejiga urinaria, pero pueden formarse en cualquier parte del sistema urinario. Los cálculos se forman cuando los cristales de la orina se fusionan y endurecen. Existen diferentes tipos de piedras clasificadas según el tipo de minerales que las componen. Hay cálculos de estruvita, oxalato de calcio y urato, por nombrar algunos.

El régimen de tratamiento depende del tipo de piedra presente. La mayoría de los casos de cálculos de estruvita pueden resolverse con una dieta y/o medicación especial, pero otros tipos de cálculos deben extirparse quirúrgicamente.

Publicaciones relacionadas

Un cálculo urinario puede alojarse en cualquier parte del tracto urinario de un perro y puede causar dolor, irritación e infecciones persistentes del tracto urinario. Cuando un cálculo se aloja en la uretra, bloquea el flujo de orina. Esta es una emergencia médica que requiere intervención veterinaria inmediata.

3. Enfermedad renal

La insuficiencia renal en perros puede ser aguda o crónica. La insuficiencia renal aguda ocurre cuando ciertas condiciones, como infecciones o toxinas, impiden que los riñones funcionen de manera óptima durante un período corto de tiempo. Por otro lado, la insuficiencia renal crónica se desarrolla durante un período de tiempo considerable. A menudo, la causa subyacente no se puede establecer o comprender por completo.

El tratamiento para la insuficiencia renal depende de la condición específica que causa el problema. Sin embargo, el régimen de tratamiento generalmente incluye dietas especiales, terapia de líquidos y electrolitos y medicamentos destinados a tratar la causa subyacente o aliviar los síntomas. La mayoría de los casos de insuficiencia renal empeoran con el tiempo, pero la tasa de deterioro varía de un caso a otro.

4. Incontinencia urinaria

Los perros con incontinencia urinaria pierden orina. La mayoría no muestran otros signos clínicos y parecen sanos y normales. La condición es más común en perras castradas, pero puede desarrollarse en perros de cualquier edad, sexo o raza. Las deficiencias hormonales a menudo se asocian con una pérdida de control sobre el esfínter (músculo) que abre y cierra la vejiga. Sin embargo, algunos casos pueden deberse a problemas anatómicos o neurológicos.

En casos leves, los perros solo pueden perder pequeñas cantidades de orina ocasionalmente. Esto sucede a menudo mientras duermen. Pero en casos extremos, la orina gotea constantemente. Esto puede aumentar el riesgo de «escaldado de orina» en el perro, lo que lleva a problemas en la piel trasera. Los perros incontinentes también son más propensos a las infecciones del tracto urinario.

El tratamiento para la incontinencia urinaria en perros incluye medicamentos y/o terapia de reemplazo hormonal. Sin embargo, este último no está exento de riesgos de efectos secundarios. La intervención quirúrgica puede ser necesaria cuando los medicamentos no pueden controlar la incontinencia. Su veterinario evaluará las circunstancias de su perro antes de decidir qué opción es mejor para su perro.

5. Cáncer de vejiga

El sistema urinario de un perro puede albergar una variedad de cánceres, pero el más común es el carcinoma de células de transición (TCC) de la vejiga urinaria. Este tipo de cáncer es agresivo y maligno. Una serie de pruebas y procedimientos pueden ayudar a identificar y confirmar el TCC. Estos incluyen análisis de orina, examen microscópico del sedimento de orina, prueba de antígeno del tumor de la vejiga, radiografías (rayos X), ultrasonido y biopsia.

Al igual que con muchos tipos de cáncer, el régimen de tratamiento para el TCC puede incluir cirugía para extirpar el tumor, quimioterapia y radiación. También se pueden administrar medicamentos para aliviar la incomodidad del perro y retardar el desarrollo de la enfermedad.

Incluso con un tratamiento agresivo, el TCC no se puede curar, pero podría ayudar darle al perro más tiempo para disfrutar de una mejor calidad de vida.

6. Infección renal (pielonefritis)

Las infecciones que surgen en los riñones generalmente son causadas por bacterias que ascienden desde la vejiga hasta los riñones a través de los uréteres.

Además de un análisis de orina, se necesita un cultivo bacteriano y una prueba de sensibilidad para identificar el patógeno y poder administrar el mejor antibiótico.

7. Enfermedades de la próstata

La enfermedad de la próstata es común en los perros machos. Los perros castrados tienen un mayor riesgo de cáncer de próstata, mientras que los perros intactos son más propensos a la hipertrofia prostática benigna (HPB) y a las infecciones de la próstata.

Un veterinario puede sentir una próstata agrandada durante un examen rectal digital. Puede ser necesario realizar pruebas específicas para identificar la enfermedad y poder establecer el régimen de tratamiento adecuado. Si un perro macho intacto tiene BPH, la esterilización es el mejor tratamiento recomendado. Se puede prescribir un tratamiento prolongado con antibióticos para las infecciones de la próstata. Si hay un absceso, es posible que se necesite cirugía para drenarlo.

Si a un perro se le ha diagnosticado cáncer de próstata, las opciones de tratamiento incluyen cirugía, quimioterapia, radiación y/o cuidados paliativos. Sin embargo, el pronóstico es generalmente malo.

8. Enfermedad de Cushing (hiperadrenocorticismo)

La enfermedad de Cushing es causada por niveles anormalmente altos de cortisol en la sangre. Hay muchas causas posibles de la condición. Estos incluyen un tumor hipofisario, tumores suprarrenales o como un efecto secundario no deseado del tratamiento con corticosteroides. Los síntomas que muestran los perros con la enfermedad de Cushing incluyen una mayor frecuencia y volumen de agua y orina, apetito voraz y problemas en la piel y el pelaje. También pueden tener un abdomen hinchado, lo que les da una apariencia barrigona.

A menudo se requieren múltiples pruebas de laboratorio para diagnosticar la enfermedad de Cushing. Es necesario identificar la causa subyacente para poder instaurar el tratamiento adecuado. Si su perro está en terapia con corticosteroides, es posible que la dosis deba reducirse gradualmente. La extirpación quirúrgica del tumor suprarrenal también puede ser una opción viable. Si la causa es un problema en la glándula pituitaria, su veterinario puede recetarle medicamentos para suprimir la producción de cortisol.

9. Diabetes

La diabetes mellitus es una enfermedad hormonal y metabólica caracterizada por altos niveles de azúcar en la sangre y bajos niveles de glucosa en las células del cuerpo. Puede ser causada por la incapacidad del páncreas para producir cantidades adecuadas de insulina (diabetes tipo 1) o porque las células del cuerpo se vuelven resistentes a los niveles normales de insulina (diabetes tipo 2).

Los perros con diabetes muestran aumento de la sed y la micción, pérdida de peso incluso con buen apetito, infecciones recurrentes (más comúnmente en el tracto urinario) y desarrollo de cataratas. Sin la gestión y el tratamiento adecuados, la diabetes puede provocar una deshidratación grave y desequilibrios electrolíticos. Los perros pueden morir si la diabetes no se controla.

El diagnóstico de diabetes canina se basa en una combinación de síntomas clínicos, niveles elevados de glucosa en sangre y la detección de glucosa en la orina.

El régimen de tratamiento generalmente incluye cambios en la dieta, terapia con insulina y, a veces, medicamentos orales.

Sigue leyendo:

Educar a tu cachorro: todo lo que necesitas saber sobre cómo entrenar a tu cachorro para ir al baño

Pregúntele a un veterinario: 10 preguntas importantes para hacer durante su próxima visita al veterinario

La importancia de la salud y función renal en perros y gatos

¿Necesita hablar con un veterinario sobre el problema urinario u otra condición médica de su perro?

Haga clic aquí para programar una videoconsulta y hablar con uno de nuestros veterinarios. También puede descargar la aplicación AmorDeMascotas desde las tiendas Apple App Store y Google Play.

Artículo Recomendado:  Un recurso para dueños de mascotas en duelo durante 25 años

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba