PECES

¿Cómo realiza el veterinario un examen de rayos X de los peces?

Los rayos X o radiografías son herramientas útiles para diagnosticar muchas enfermedades en los peces. Permiten a los veterinarios evaluar el estado de salud o enfermedad de la estructura de la espina de pescado. También ayudan a diagnosticar problemas de la vejiga natatoria y algunas otras enfermedades, como los tumores. Sin embargo, la radiografía tiene sus limitaciones. Es difícil determinar la salud de cualquier estructura de tejido blando (como hígado, músculo o riñón).

Cuando se utilizan técnicas y métodos apropiados, la radiografía de peces es bastante fácil de completar. La ventaja de las imágenes radiográficas es que es un método relativamente económico para tomar una instantánea del interior de un animal.

Las radiografías de peces se pueden tomar utilizando equipos portátiles en el hogar del cliente o equipos fijos en la oficina o el hospital. Como regla general, la radiografía de los pacientes en un consultorio u hospital es una mejor opción por muchas razones. Primero, si los resultados de la película de rayos X no son buenos, se puede volver a tomar fácilmente en la oficina. Por lo general, se toman mejores radiografías en el consultorio porque todo se mide y calibra cuidadosamente.

Con equipo portátil, la película debe devolverse a la oficina para su procesamiento. Si los resultados de la radiografía no son satisfactorios, el veterinario deberá regresar a casa para procesar el pescado nuevamente. Esto aumentará los costos y ejercerá una presión adicional sobre los animales que ya pueden estar enfermos. En segundo lugar, la oficina o el hospital es un entorno más controlado. Si ocurre una emergencia durante la inspección de rayos X, el equipo estará disponible en cualquier momento para un mejor manejo.

Finalmente, las máquinas en oficinas u hospitales son más seguras de usar. Cuando los animales están expuestos a los rayos X, estas máquinas permiten a los usuarios salir de la habitación y pararse detrás de una pared blindada. Las máquinas portátiles generalmente requieren que los usuarios fijen la máquina en su lugar al tomar radiografías.

Artículo Recomendado:  Elija grava para su acuario de agua dulce

A pesar de estas deficiencias, la radiografía portátil sigue siendo una herramienta útil para situaciones en las que los pacientes no pueden ser transportados a una oficina u hospital, como cuando se trata de peces muy grandes, propietarios discapacitados o cuando los veterinarios tienen clínicas móviles.

Ya sea que se tomen radiografías en el consultorio o en el lugar, se requieren los mismos procedimientos básicos para generar imágenes de calidad de diagnóstico de manera segura. Se debe usar ropa protectora. Esto incluye delantales de plomo, protectores de tiroides y posiblemente guantes de plomo. Las personas están expuestas a una pequeña cantidad de rayos X todos los días y el daño es pequeño; sin embargo, en comparación con la gente común, la frecuencia y la dosis de exposición veterinaria son mucho más altas. También se usan insignias de rayos X para medir la exposición a la radiación de rayos X, por lo que los técnicos no excederán los niveles aceptables.

Una vez que su equipo de seguridad está en su lugar, el casete de película se cubre con plástico para evitar que la película se moje. El casete de película es un soporte de película especial que permite que los rayos X penetren y expongan la película mientras bloquea el resto de la luz. El casete de película debe colocarse en una habitación oscura para evitar la exposición de la película. La superficie interior de estos casetes suele estar revestida con materiales especiales para mejorar la exposición a los rayos X de la película interna.

Las películas y casetes radiográficos vienen en una variedad de tamaños y formas y se utilizan para radiografiar animales de diferentes tamaños y diversas partes del cuerpo. Los peces se miden para determinar qué técnica se utilizará para producir imágenes de calidad de diagnóstico del animal. Esta técnica es una combinación de configuraciones en una cámara radiográfica que produce rayos X. Estos ajustes controlan la intensidad, el número y la duración de los rayos X generados.

Artículo Recomendado:  Materiales de referencia para los amantes de los acuarios de agua salada

Utilizando el grupo de máquinas, se anestesia al paciente. A veces, los peces muy enfermos o los peces muy dóciles no necesitan anestésicos. Sin embargo, generalmente se recomienda para garantizar la seguridad de los peces y permitir la radiografía más completa.

Publicaciones relacionadas

El agua llena de anestésico se puede enjuagar hasta las branquias con una jeringa con regularidad para mantener a los peces anestesiados durante la operación. Mientras se mantenga húmedo, el pez puede salir del agua durante unos minutos. Para operaciones más largas, o cuando esté disponible, se puede usar una máquina de anestesia para proporcionar un flujo continuo de agua en las branquias. Estas máquinas se han utilizado para realizar con éxito procedimientos de anestesia durante varias horas. Use guantes de látex durante todo el contacto con los animales para evitar la eliminación de la mucosidad o la capa mucosa, que es importante para prevenir infecciones y regular la temperatura del pescado.

Después de la anestesia, coloque el pescado en la caja con tapa de plástico en su lado derecho. Luego, el personal sale de la habitación y toma imágenes. Este proceso tarda solo unos segundos en completarse. Luego, la gente regresa a la habitación y reemplaza el casete con un segundo casete cubierto de plástico. Esta vez coloque la panza del pez contra la caja. Muchas veces, esto requiere bolsas de arena u otros materiales para sostener al animal y ayudarlo a permanecer en esta posición.

Después de que se toma la radiografía, se saca la película del casete y el veterinario evaluará si hay alguna anomalía en toda la radiografía. A veces puede ser necesario realizar radiografías de peces normales del mismo tamaño y especie para compararlos. Esto se debe a que cada especie puede tener su propia anatomía única, que no se ha descrito antes. En estos casos, se necesita una imagen de referencia para determinar si cualquier anomalía obvia es solo una característica normal de esa especie en particular.

Además de la radiografía, existen otros métodos de obtención de imágenes que se pueden utilizar para evaluar a los pacientes peces. Estos otros métodos incluyen: imágenes por resonancia magnética (IRM), tomografía computarizada (tomografía computarizada), fluoroscopia (rayos X en movimiento) e imágenes nucleares. Además, se pueden realizar muchos estudios comparativos para evaluar estructuras específicas en el cuerpo. Estos incluyen, entre otros, estudios de la vejiga natatoria (cistografía pulmonar), estudios intestinales (bario o series gastrointestinales), estudios renales y estudios vasculares (angiografía). Todas estas tecnologías adicionales pueden ser muy complejas y costosas, pero se pueden utilizar en situaciones en las que necesita y desea agregar información.

Artículo Recomendado:  Qué hacer antes de agregar peces al tanque.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba