GENERAL BLOG

Displasia de codo en perros: síntomas, causas y tratamiento

La displasia de codo canina es un trastorno del desarrollo que afecta la articulación del codo en perros jóvenes. Si se desarrollan signos de cojera en una de las patas delanteras de su cachorro, su veterinario puede sospechar displasia de codo, especialmente si no hay accidentes o lesiones conocidas que hayan causado que su perro cojee. Aprender más sobre esta condición puede ayudar a los dueños de perros a detectar los primeros signos de la enfermedad porque, al igual que con otros problemas de salud, el diagnóstico y el tratamiento tempranos son importantes para una mayor probabilidad de éxito. Sigue leyendo para saber más.

¿Estás preocupado por tu mascota?

Reserve una videoconsulta con un veterinario experimentado en minutos.

  • Asesoramiento veterinario profesional online
  • Videoconsultas veterinarias económicas
  • Abierto las 24 horas del día, los 365 días del año

Explicación de la displasia de codo

La articulación del codo consta principalmente de los tres huesos largos de la pierna delantera (radio, cúbito, húmero) y el cartílago y los ligamentos que mantienen unidos estos huesos. Estas estructuras aseguran que la articulación se mueva con suavidad y sin fricción mientras el perro camina. Estos tres huesos deben encajar perfectamente para evitar problemas con el movimiento de la articulación del codo.

En la displasia de codo canina, el desarrollo anormal de uno o todos los huesos que forman la articulación del codo hace que los huesos no encajen correctamente. Esto conduce a una distribución desigual del peso, lo que finalmente provoca dolor, cojera y artritis.

La displasia de codo se desarrolla a partir de cualquiera de las siguientes condiciones que afectan la articulación del codo:

  • Una de las pequeñas proyecciones al final del cúbito se rompe y se rompe
  • El cartílago del hueso no se osifica durante el desarrollo óseo, dejando una gruesa capa de cartílago en la articulación del codo.
  • Falla de la placa de crecimiento para fusionar adecuadamente los huesos largos durante el desarrollo óseo

Todas estas condiciones dan como resultado que uno o más huesos en el complejo de la articulación del codo no encajen correctamente, lo que provoca síntomas de movilidad.

¿Qué perros están en riesgo de displasia de codo?

Si bien todos los perros pueden desarrollar displasia de codo, esta afección generalmente afecta a las razas grandes, que aumentan de tamaño muy rápidamente en un corto período de tiempo. Debido a que es un trastorno del desarrollo, los síntomas pueden comenzar a los 5 meses de edad y empeorar progresivamente con el tiempo.

La displasia de codo es una afección hereditaria que puede afectar a la mayoría de las razas de perros, y algunas tienen más riesgo que otras. Algunas razas que son muy propensas a desarrollar displasia de codo son el pastor alemán, el golden retriever, el boyero de Berna, el rottweiler, el terranova y el springer spaniel inglés. Alrededor del 80% de los casos informados de displasia de codo canino involucran ambos codos del perro.

Síntomas de displasia de codo en perros

Los perros afectados suelen comenzar a mostrar síntomas a una edad temprana, alrededor de los 5 meses. Sin embargo, a algunos perros se les diagnostica la afección alrededor de los 4 a 6 años de edad. El primer signo de displasia de codo es la cojera en una o ambas extremidades delanteras. Por lo general, esto empeora gradualmente durante semanas o algunos meses.

La cojera debida a la displasia del codo suele empeorar después del ejercicio y, por lo general, no desaparece, incluso después del descanso. Determinar la cojera puede ser difícil cuando ambas patas delanteras están afectadas porque el paso del perro parece simétrico. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todos los perros con displasia de codo muestran signos clínicos. Algunos pueden ser asintomáticos y no ser diagnosticados durante varios años.

Diagnóstico de displasia de codo en perros

El diagnóstico de displasia de codo canino basado únicamente en los síntomas no es confiable, ya que algunos perros pueden permanecer asintomáticos durante varios años. Incluso los perros que muestran síntomas a menudo solo muestran signos sutiles e intermitentes de cojera, lo que dificulta su detección.

La displasia de codo canino se diagnostica mediante una combinación de examen físico e imágenes de diagnóstico, como radiografías (rayos X), tomografías computarizadas, resonancias magnéticas o artroscopia para mostrar la articulación del codo en tiempo real. Su veterinario manipulará los codos y las patas delanteras de su perro para detectar cojera o dolor. Por lo general, un perro con displasia de codo mostrará dolor cuando la articulación esté completamente flexionada o extendida. Su veterinario también hará que su perro camine y trote para detectar signos de cojera durante el ejercicio.

Opciones de tratamiento para perros con displasia de codo

El tratamiento para la displasia canina del codo depende de la gravedad de la afección y los síntomas. Esto puede variar desde simples cambios en el estilo de vida hasta cirugía ortopédica. Los perros con síntomas leves de displasia de codo generalmente no requieren opciones de tratamiento invasivas como la cirugía y, a menudo, responden bien al tratamiento médico y a los cambios en el estilo de vida.

El tratamiento para la displasia de codo de leve a moderada generalmente involucra medicamentos antiinflamatorios como los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) o corticosteroides, a veces administrados con otros analgésicos. Los suplementos para las articulaciones, como la glucosamina condroitina, a menudo se recetan como terapia de mantenimiento para controlar la afección y retrasar la progresión del daño articular.

Dependiendo de la gravedad de los signos clínicos, su veterinario también puede recomendarle fisioterapia o restricción de movimientos. También es importante que controle adecuadamente el peso de su perro, ya que el aumento excesivo de peso ejerce una presión adicional sobre la articulación del codo y puede empeorar la condición.

En casos severos de displasia de codo, la cirugía se considera la mejor opción de tratamiento. El enfoque del tratamiento quirúrgico puede ser la cirugía abierta tradicional, donde se expone la articulación del codo, o el enfoque artroscópico menos invasivo, donde se hacen pequeñas incisiones alrededor de la articulación y se insertan y utilizan artroscopios para realizar la cirugía.

El procedimiento quirúrgico específico que se requiere depende de la causa principal de la displasia de codo. Esto puede implicar la alteración quirúrgica de toda la articulación para quitar el peso de las partes inflamadas y dañadas, volver a unir los segmentos óseos que no están fusionados o el reemplazo total de la articulación del codo en los casos en que la articulación esté gravemente dañada.

Sigue leyendo:

Cómo cuidar a una mascota con un hueso roto

Luxaciones de cadera en mascotas

Luxación patelar medial (MPL) en mascotas

¿Necesita hablar con un veterinario sobre la displasia de codo de su perro u otra afección?

Haga clic aquí para programar una videoconsulta y hablar con uno de nuestros veterinarios. También puede descargar la aplicación AmorDeMascotas desde las tiendas Apple App Store y Google Play.

Publicado:
2022-05-17

Crítico:
dr. Sheena Haney, veterinaria

Artículo Recomendado:  ¿Qué es un plan de salud para mascotas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba