GENERAL BLOG

Embolia cartilaginosa fibrosa (FCE) en perros

La embolia fibrocartilaginosa (FCE) en perros es una condición que causa parálisis cuando se bloquea un vaso sanguíneo en la médula espinal. Puede ocurrir durante una actividad física intensa como correr y saltar en el parque, por lo que es importante aprender a reconocer los síntomas para poder actuar rápidamente. El siguiente artículo explica todo lo relacionado con la embolia fibrocartilaginosa en perros, incluyendo sus causas y tratamiento.

¿Estás preocupado por tu mascota?

Reserve una videoconsulta con un veterinario experimentado en minutos.

  • Asesoramiento veterinario profesional online
  • Videoconsultas veterinarias económicas
  • Abierto las 24 horas del día, los 365 días del año

¿Qué es la embolia fibrocartilaginosa en perros?

Para comprender el espectro completo de esta condición, primero es importante definir algunos términos. Debajo está el fibrocartílago, un tejido conectivo fibroso que forma tendones, aponeurosis, ligamentos y estructuras que reciben tracción en la dirección en que se alinean sus fibras de colágeno.

Un émbolo es una masa sólida, líquida o gaseosa que viaja con la sangre y provoca una obstrucción en uno de los vasos. Este evento se denomina embolia y puede ser parcial o total.

Si combinamos ambos términos tenemos una embolia fibrocartilaginosa, que se define como la obstrucción de un vaso sanguíneo provocada por una embolia de fibrocartílago. También conocida como mielopatía embólica fibrocartilaginosa, la mielopatía es indicativa de la condición de la médula espinal que se ve afectada principalmente por este bloqueo.

La consecuencia de una embolia fibrocartilaginosa en perros es la muerte aguda de parte de la médula espinal al cortar el riego sanguíneo. Aun así, los caninos afectados pueden parecer relativamente saludables por un corto tiempo hasta que aparecen signos de debilidad y parálisis de una parte del cuerpo.

Síntomas de FCE en perros

La embolia fibrocartilaginosa en perros generalmente ocurre entre los 3 y los 6 años de edad. Los primeros signos suelen ser sutiles, discontinuos e indoloros, por lo que puede ser difícil diagnosticar la afección de inmediato.

Los perros con FCE suelen experimentar un dolor intenso y repentino durante la actividad física, correr o saltar. Lo muestran con un aullido o expresión de dolor, pero luego ya no parecen mostrar dolor. Se pueden mantener así de 12 a 24 horas hasta que comiencen los síntomas más evidentes.

Publicaciones relacionadas

A esto le sigue una pérdida repentina de la función en una o ambas patas traseras, pero las cuatro también pueden verse afectadas; esto puede manifestarse como debilidad extrema o parálisis.

Por lo general, esta pérdida ocurre solo en una parte del cuerpo mientras que otra permanece funcional; Cuando ocurre en todo el cuerpo, un factor suele ser significativamente peor que otros.

Además, la gravedad de todos los síntomas descritos depende de cómo el émbolo bloqueó la médula espinal. En algunos casos, pueden ser tan simples como perder la coordinación; en otros, tan graves como la parálisis total de las extremidades del animal.

Causas de la embolia fibrocartilaginosa en perros

Las razones por las que se producen émbolos fibrocartilaginosos en perros todavía se debaten entre veterinarios y neurólogos. Todavía no hay causas definidas, pero las estadísticas muestran una mayor propensión en las razas de perros más grandes.

También se ha observado que la FCE en perros suele producirse tras traumatismos menores o, como se ha dicho, durante el ejercicio intenso. A pesar de esto, hay informes de perros que desarrollan la enfermedad incluso mientras caminan.

Tratamiento de la embolia fibrocartilaginosa en perros

Los síntomas descritos pueden ser muy preocupantes ya que suponen un importante hándicap para el animal. Por este motivo, los cuidadores deben saber que no existe un tratamiento médico específico para tratar la embolia fibrocartilaginosa en perros.

Desafortunadamente, no había forma de eliminar el émbolo de los vasos sanguíneos de la médula espinal. Con tal diagnóstico, tanto los veterinarios como los cuidadores tienen que esperar pacientemente para ver cómo está el animal. Con el tiempo, la médula espinal puede abrir el vaso bloqueado por el fibrocartílago o desarrollar nuevos vasos sanguíneos para restablecer el suministro de sangre.

droga

El objetivo del tratamiento es controlar los síntomas de la FCE, no la raíz del problema. La prescripción de medicamentos como corticosteroides y antioxidantes dependerá de qué tan afectada esté la mascota.

Cuidado

Por otro lado, si el perro no puede caminar, necesita cuidados intensivos. Lo mejor es mantener al perro sobre una superficie acolchada para que su cuerpo no toque directamente el suelo duro. Mover regularmente al perro de lado a lado también ayuda a prevenir las úlceras por presión.

Parte de estos cuidados también se centran en fomentar que la mascota haga ejercicio y camine para favorecer la recuperación. La rehabilitación física puede incluir ejercicio asistido, estimulación muscular e hidroterapia en una caminadora subacuática.

Las ayudas también son comunes, como un cinturón ligero con un asa en la espalda, un cabestrillo de tela o un carrito. Todos estos pueden promover la pronta recuperación de la movilidad de las mascotas y prevenir la atrofia muscular. Puede tomar de tres a cuatro meses para ver los resultados.

Cuándo consultar a un veterinario

En resumen, el pronóstico de los perros con FCE depende tanto de la gravedad de los síntomas como de sus cuidados tras el diagnóstico. Esto solo refuerza la importancia de estar alerta ante aullidos repentinos, particularmente después del ejercicio, y los signos posteriores: debilidad, incoordinación y/o parálisis en las extremidades.

Si tu mascota presenta estos síntomas horas después de aullar, es momento de llevarlo a un veterinario con experiencia en neurología. Es posible que soliciten pruebas de diagnóstico por la imagen, como una radiografía de la columna y una resonancia magnética nuclear (RMN), dos pruebas estándar que se utilizan para diagnosticar la mielopatía fibrocartilaginosa embólica en los perros.

Sigue leyendo:

Cuidando a un perro paralítico

Enfermedad del disco intervertebral (IVDD) en perros

Mielopatía degenerativa en perros.

¿Necesita hablar con un veterinario sobre la parálisis u otra condición de su perro?

Haga clic aquí para programar una videoconsulta y hablar con uno de nuestros veterinarios. También puede descargar la aplicación AmorDeMascotas desde las tiendas Apple App Store y Google Play.

Artículo Recomendado:  10 cosas que quizás no sabías sobre el cerebro de tu gato

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba