MASCOTAS DE HOGAR

Las orugas peludas dañan a los caballos

Sabemos por la multitud de enfermedades animales que el tamaño no es una barrera para lo dañino que puede ser un organismo. Aún así, no pensarías que una oruga tendría una oportunidad contra un caballo. La oruga procesional, también conocida como picazón, puede causar problemas masivos en las yeguas preñadas, lo que puede provocar defectos de nacimiento en los potros e incluso un aborto espontáneo.

Las orugas procesionarias son las orugas de los bandicoots (Ochrogaster Lunifer) que se encuentra en la costa y el interior de Australia. Las polillas ponen huevos entre octubre y noviembre, ya sea en la base (en las zonas costeras) o en las copas (en las zonas del interior) de la acacia. Después de la eclosión, las orugas descansan en un saco de seda formado a partir de su masa de huevos, con hasta 600 orugas por saco. Solo van a buscar comida y se siguen de pies a cabeza (de ahí su nombre). En mayo, cuando están completamente desarrollados (después de hasta ocho ciclos de muda), dejan el saco y se entierran en el suelo, donde pasan los meses de invierno, resurgiendo como polillas en septiembre y octubre.1

Estas orugas pueden parecer bastante inofensivas y su ciclo de vida no es particularmente inusual. Pero su estilo distintivo de viajar, de pies a cabeza, con hasta 200 personas en una procesión, los convierte en un verdadero espectáculo para la vista, especialmente para los depredadores. Para contrarrestar esto y protegerse, las orugas procesionarias son escarabajos extremadamente peludos.

De hecho, están cubiertos de pelos finos como agujas en todas las etapas de su ciclo de vida, desde el huevo hasta el adulto. Y mientras esos pelos los protegen de depredadores como pájaros y lagartijas,2 pueden ser dañinos para los humanos y otros mamíferos. Los millones de pelos microscópicos pueden penetrar fácilmente en la superficie de la piel y causar todo tipo de problemas en especies más grandes, desde dermatitis irritante en humanos hasta efectos secundarios graves en otros animales.

Artículo Recomendado:  ¿Es el dingo un tipo de perro diferente?

La ingestión de orugas procesionales es un problema constante en los caballos y se asocia con amnionitis equina y pérdida fetal (EAFL) en yeguas preñadas. Los caballos pueden comerse accidentalmente orugas, sus exoesqueletos o nidos viejos mientras pastan, y las yeguas que dan a luz corren el mayor riesgo de EAFL entre abril y julio, los meses en que las orugas suelen alimentarse. Este marco de tiempo también se correlaciona con el diagnóstico inicial de EAFL.3

Aunque todavía se estudia activamente, se cree que los pelos microscópicos de la polilla del refugio son responsables de causar EAFL al penetrar el revestimiento del útero y permitir que las bacterias entren en el torrente sanguíneo. La infección posterior del útero puede conducir al aborto del feto. Se cree que la oruga procesional es responsable de hasta un tercio de los abortos solo en la industria de los pura sangre.4

La mejor manera de reducir las ocurrencias de EAFL es eliminar los huevos y nidos de orugas procesionales, una vez identificados, y desecharlos enterrándolos profundamente en el suelo. Esto también ayuda a reducir la población general de polillas de refugio de bolsas, que se cree que es clave para la prevención general de EAFL.4

referencias

  1. Burwell C. Bag-Shelter Polillas y orugas procesionarias. Ficha de datos. El Estado de Queensland (Museo de Queensland), 2011.
  2. Baja T. Peluda y peligrosa. Australian Geographic 2017. http://www.australiangeographic.com.au/blogs/wild-journey/2017/06/hairy-and-dangerous. Consultado en marzo de 2018.
  3. Anónimo. EAFL. http://eafl.net.au/. Consultado en marzo de 2018.
  4. Webster L. Directrices publicadas para la industria equina para gestionar el riesgo de aborto espontáneo en orugas peludas. ABC Noticias. http://www.abc.net.au/news/rural/2018-02-06/processionary-caterpillar-threat-to-horses-guidelines-released/9399328. Consultado en marzo de 2018.
Artículo Recomendado:  Los sapos de caña muestran una adaptación impresionante

Este artículo apareció en Australian Veterinary Journal: Aust Vet J 2018;96(4):N2 (abril)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba