GENERAL BLOG

Los tipos más comunes de cáncer de mascotas

Prepárese para lo que está a punto de suceder al comprender cómo los tipos de cáncer más comunes afectan a su mascota

Linfoma

El linfoma canino es uno de los cánceres caninos más comunes en la actualidad, y representa el 24% de todos los cánceres caninos nuevos. La forma más común de linfoma en perros es la afectación de uno o más ganglios linfáticos externos.

Muchos perros pueden no sentirse mal o pueden tener síntomas muy leves, como cansancio o disminución del apetito. Otros perros pueden tener síntomas más graves, como pérdida de peso, vómitos, diarrea, sed o micción excesiva, debilidad o dificultad para respirar. La gravedad de los síntomas depende de la extensión de la enfermedad y de si el cáncer ha provocado cambios en la función de los órganos. Por lo general, los únicos signos obvios son los ganglios linfáticos inflamados debajo del cuello, detrás de las rodillas o delante de los hombros. También pueden verse afectados otros órganos, como el hígado, el bazo y la médula ósea.

El linfoma canino es inicialmente muy sensible a la quimioterapia, y cuando se utilizan las opciones de tratamiento más efectivas, hasta el 95% de los perros entrarán en remisión.

¿Lo sabías? El subtipo de linfoma canino más común, el linfoma difuso de células B grandes, es similar a enfermedades similares en los seres humanos.

El linfoma también es un cáncer común en los gatos. Se ha demostrado que el virus de la leucemia felina (FeLV) causa linfoma en algunos gatos. Los gatos con el virus de la inmunodeficiencia felina (VIF) también tienen un mayor riesgo de desarrollar linfoma. Los gatos de cualquier edad, raza y sexo pueden verse afectados.

El linfoma felino se puede dividir en varias formas diferentes, según la ubicación principal del tumor. Algunos gatos tienen múltiples partes participantes y no son aptos para ser clasificados en una sola categoría. El linfoma gastrointestinal es la forma más común. El tracto digestivo incluye el estómago, los intestinos y el hígado, así como algunos ganglios linfáticos alrededor de los intestinos. Los gatos con este linfoma pueden vomitar, diarrea, perder peso o perder el apetito.

Artículo Recomendado:  10 cosas que quizás no sabías sobre el cerebro de tu gato

El linfoma es inicialmente muy sensible a la quimioterapia y aproximadamente el 70% de los gatos que se someten a tratamiento lograrán la remisión.

Los linfomas en mascotas y humanos son similares, y esta enfermedad generalmente responde a la quimioterapia y la radioterapia de la misma manera.

Publicaciones relacionadas

Osteosarcoma

El tumor óseo primario más común en perros es el osteosarcoma, que representa el 85% de todos los tumores óseos. El osteosarcoma es un tumor muy agresivo que se caracteriza por una destrucción ósea local dolorosa y metástasis a distancia (diseminación a otros órganos).

El osteosarcoma generalmente afecta las extremidades de perros grandes o perros gigantes, pero también puede ocurrir en otras partes de los huesos (cráneo, costillas, vértebras, pelvis).

El comportamiento biológico, el pronóstico y el tratamiento de los tumores óseos dependen del tipo de tumor, la ubicación y el alcance de la enfermedad. Por lo tanto, se requieren varias pruebas de diagnóstico, como radiografías, análisis de sangre y, a veces, biopsias, para determinar el tratamiento más adecuado.

¿Lo sabías? ¿Es el osteosarcoma (cáncer de huesos) muy similar en perros y humanos?

Tumores de piel

El tumor de mastocitos (MCT) es el tumor cutáneo más común en los perros. El MCT se ve y se siente como cualquier cosa, por lo que es imposible hacer un diagnóstico sin observar las células con un microscopio. Después de una inspección cuidadosa, determine el grado de malignidad. El grado indica cómo se comportará el tumor y el mejor plan de tratamiento. Es poco probable que los tumores de grado bajo o intermedio se diseminen y la cirugía puede ser el único tratamiento necesario. Los tumores de alto grado tienen una mayor probabilidad de diseminarse, por lo que los oncólogos veterinarios buscarán la diseminación con mucho cuidado y considerarán el uso de quimioterapia además de la cirugía. En algunos casos, la radioterapia es otra opción.

Tumores orales

El melanoma es un tumor producido por células pigmentarias. En los perros, ocurren con mayor frecuencia en la piel, la boca y las uñas de los pies. Aunque la mayoría de los melanomas cutáneos en perros son benignos, la mayoría de los melanomas orales y de las uñas de los pies son malignos y pueden invadir los tejidos locales, volver a crecer después de la cirugía y extenderse a otras partes del cuerpo.

El diagnóstico de melanoma generalmente requiere aspiración con aguja fina o biopsia.

La cirugía es la primera línea de defensa del melanoma. Los perros que se someten primero a una cirugía agresiva (para minimizar la posibilidad de dejar pequeñas células tumorales) pueden hacerlo mejor que los perros que se someten a una cirugía conservadora. Es posible la recurrencia o diseminación del tumor (metástasis).

En situaciones donde la cirugía no es posible, la radioterapia, la quimioterapia o la inmunoterapia a veces pueden ser efectivas.

El carcinoma de células escamosas (SCC) se origina en las células del revestimiento de la cavidad oral y es el tumor oral más común en los gatos.

Muchos gatos con carcinoma oral de células escamosas mostrarán signos de babeo, mal olor, sangrado oral o dificultad para comer. Algunos gatos pueden mostrar signos de problemas dentales y el SCC se diagnostica como la causa principal de la enfermedad dental. El diagnóstico de SCC generalmente requiere una biopsia.

Siempre que sea posible, la cirugía es la primera línea de defensa de SCC. Desafortunadamente, debido al pequeño tamaño de la boca del gato y al tamaño relativamente grande del tumor en el momento del diagnóstico, la cirugía curativa se puede realizar en menos del 10% de los casos. Cuando la cirugía es posible, se recomienda realizar una cirugía muy agresiva, generalmente extirpando parte de la mandíbula superior o inferior, ya que este tumor puede penetrar profundamente en los huesos y otras estructuras profundas de la boca.

La radioterapia y la quimioterapia brindan opciones de tratamiento adicionales. Desafortunadamente, muy pocos gatos con SCC se curan. El objetivo del tratamiento es mantener una buena calidad de vida durante el mayor tiempo posible.

Angiosarcoma

El angiosarcoma (HSA) es un tumor maligno derivado de las células que recubren la sangre. Dado que los vasos sanguíneos se extienden por todo el cuerpo, la HSA puede aparecer en cualquier lugar.

Los sitios más comunes son el bazo, el hígado y el corazón. Es menos común en la piel.

La mayoría de las HSA son localmente invasivas y es muy probable que se propaguen a otras partes del cuerpo. Estos tumores suelen estar llenos de sangre y son muy frágiles. Los perros con HSA en el cuerpo pueden mostrar signos relacionados con la pérdida de sangre en el abdomen o el espacio alrededor del corazón, lo que provoca debilidad, letargo y encías pálidas.

Un perro con piel HSA puede tener un bulto dentro o debajo de la piel. Debido a la exposición al sol, algunos de estos tumores de piel pueden ocurrir en perros de color claro.

Curiosamente, esta es una enfermedad humana muy rara.

Cáncer de vejiga

El tipo más común de tumor en el sistema urinario canino es el carcinoma de células de transición (CCT). El TCC se encuentra con mayor frecuencia en el triángulo de la vejiga, donde se cruzan los uréteres de los riñones y la uretra, pero también puede ocurrir en cualquier parte del sistema urinario, incluida la próstata en los perros machos.

Antes del tratamiento, que incluye cirugía, radioterapia y / o quimioterapia, se recomienda una prueba de diagnóstico completa, que incluye análisis de sangre, imágenes y biopsia.

Los cánceres de vejiga en mascotas y humanos son muy similares. La investigación sobre perros domésticos ha realizado ensayos clínicos para personas con la misma enfermedad.

Sobre un tratamiento

El cáncer es cáncer. El programa One Cure de la Universidad Estatal de Colorado se basa en el principio de que el cáncer afecta a todos los seres vivos, y los avances terapéuticos provienen de la colaboración entre científicos y médicos que trabajan con humanos y animales. Este enfoque se denomina oncología comparativa o traslacional; la investigación del cáncer en humanos y mascotas ha beneficiado a ambas especies. Es el núcleo de One Cure y el concepto rector del Flint Animal Cancer Center de la Universidad Estatal de Colorado. El centro está comprometido con la mejora de la prevención, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de mascotas y, a través de la cooperación con el campo de la medicina humana, los resultados de la investigación y el conocimiento se transforman en ayudar a los pacientes con cáncer.Para mayor información por favor visite onecure.coarroz.

Facebook: @csuanimalcancercenter
Instagram: @csu_onecure
Gorjeo: @CSUOneCure

Artículo Recomendado:  Entropión en perros: causas, síntomas y tratamiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba