MASCOTAS DE HOGAR

Medidas drásticas para detener la propagación de la peste porcina africana en Europa

Dinamarca anunció recientemente que construiría una valla a prueba de cerdos de 70 km a lo largo de su frontera con Alemania para reducir el riesgo de que los jabalíes traigan la peste porcina africana (PPA) al país. Aunque la enfermedad aún no se ha detectado en Alemania, se ha encontrado en los países vecinos de Bélgica, la República Checa y Polonia, y muchos creen que es solo cuestión de tiempo antes de que la enfermedad cruce la frontera.

El gobierno alemán también ha tomado en serio el riesgo del virus y el año pasado levantó las regulaciones sobre la caza de jabalíes y permitió la caza durante todo el año para reducir el riesgo de que la enfermedad ingrese a las poblaciones de jabalíes.

El medio de noticias alemán Deutsche Welle informó que, como resultado del levantamiento de las restricciones de caza, los cazadores mataron a más de 800,000 jabalíes en la temporada 2017-2018, un aumento del 42% con respecto a años anteriores. El gobierno francés también ha estado sacrificando jabalíes a lo largo de su frontera con Bélgica para crear una zona libre de cerdos y, al igual que Dinamarca, ha comenzado a construir una cerca alrededor de esta área para evitar la entrada futura de jabalíes en el área.

La medida del gobierno danés puede parecer drástica dado que Alemania actualmente está libre de PPA. Pero si el virus llegara a Dinamarca, sería devastador para la industria porcina, ya que el país produce alrededor de 28 millones de cerdos al año. La BBC informó que la industria tiene un valor de 30.000 millones de coronas danesas (6.300 millones de dólares australianos) y si la enfermedad llegara al país, pondría en peligro las exportaciones de carne de cerdo por valor de 2.300 millones de dólares australianos.

Artículo Recomendado:  En el evento se conmemora la leyenda de la veterinaria

También resultaría en el sacrificio de una cantidad significativa de cerdos sanos para evitar una mayor propagación, a un costo significativo para los granjeros. La valla, que estará terminada a finales de año, tendrá 1,5 m de alto y al menos 50 cm de profundidad para evitar que los jabalíes se metan debajo. Habrá 20 espacios en los cruces fronterizos y vías fluviales, y la cerca tendrá al menos una puerta o escalones cada kilómetro para que la gente cruce.

También habrá aberturas cuadradas de 20 cm cada 100 metros para permitir el paso de pequeños animales. Dinamarca también está relajando las restricciones de caza para permitir la caza de jabalíes durante todo el año. Los planes recientemente anunciados no están exentos de críticas, ya que los ambientalistas están preocupados por el impacto que esta valla podría tener en otras especies de vida silvestre.

Aunque se ha prestado mucha atención al control de las poblaciones de cerdos salvajes, estos juegan solo un papel menor en la propagación general de la enfermedad, y las actividades humanas, como el transporte de cerdos infectados, la carne y las malas condiciones sanitarias, representan el mayor riesgo de propagación del virus. La razón por la que nos hemos centrado aquí en el jabalí es que, como se puede ver en los estados bálticos de Europa del Este y Rusia, una vez que el virus se ha establecido en la naturaleza, ha resultado casi imposible deshacerse de él, erradicarlo por completo. pueden sobrevivir en el medio ambiente durante mucho tiempo y, por lo tanto, los jabalíes se infectan nuevamente cuando excavan en el suelo o entran en contacto con cuerpos de jabalíes infectados fallecidos.

Artículo Recomendado:  ¿Por qué mi gato está mirando a la pared?

No solo Europa se enfrenta a la peste porcina africana; Desde que se detectó la enfermedad por primera vez en agosto del año pasado, el Ministerio de Agricultura de China informó que ha habido alrededor de 100 brotes de la enfermedad en todo el país, lo que ha resultado en el sacrificio de más de 900 000 cerdos. El gobierno australiano también se está tomando en serio el riesgo de la peste porcina africana al aumentar las medidas de seguridad en la frontera. Preocupante, de los 152 productos porcinos confiscados que fueron traídos a Australia, seis dieron positivo por el virus.

Fuentes:

Este artículo apareció en la edición de marzo de 2019 del Australian Veterinary Journal

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba