MASCOTAS DE HOGAR

¿Mi perro juega o pelea?

cachorros y aprendizaje

Los cachorros aprenden desde una edad temprana a inhibir su mordida mientras juegan bruscamente con sus compañeros de camada: si un cachorro muerde demasiado fuerte, el otro cachorro le advertirá al mordedor que retroceda o deje de jugar, ¡y eso no es divertido para ningún cachorro!

Los cachorros suelen llegar a nuevos hogares cuando tienen alrededor de 8 semanas de edad, durante la fase de desarrollo cuando son más sensibles a aprender señales sociales y aprender con qué especies deben sentirse seguros. El aprendizaje de las interacciones sociales es más fácil para los cachorros durante este período, que dura entre las 3 y las 12 semanas de edad. Durante estas semanas de desarrollo es importante que el cachorro tenga oportunidades de aprendizaje social, pero que los cuidadores (es decir, los dueños del cachorro) ayuden al cachorro si la situación social es abrumadora. Cuando los propietarios tienen la oportunidad de explorar y conocer a otros, pueden estar atentos a las señales de que el cachorro es curioso y quiere aprender. Los dueños deben monitorear al cachorro para asegurarse de que esté disfrutando de la experiencia. Un cachorro puede ser cauteloso, pero debe mostrar signos de que está aprendiendo que las situaciones sociales normales no son amenazantes. Los propietarios verán que el cachorro se relaja y se vuelve más feliz con la interacción cuando se enteran de que están a salvo. Las citas de juego uno a uno con perros mayores que disfrutan jugar con cachorros pueden brindarle a un cachorro la oportunidad de aprender la comunicación canina de personas que no sean su madre y sus compañeros de camada.

juego de perros

Cuando los perros juegan, puede parecer muy rudo, pero si ambos están felices de volver a estar juntos y su lenguaje corporal es tranquilo, pueden aprender importantes lecciones sociales.

Aprender qué buscar puede hacer que el viaje al parque sea mucho más placentero. Es importante reconocer cuándo las cosas se salen de control y cuándo es el momento de separar a los perros. Aprender cuál es el comportamiento de juego normal es un buen lugar para comenzar.

Los perros tienen señales para decirse unos a otros que «lo que sigue es un juego». Si un perro no aprende las señales del lenguaje corporal expresadas por otros perros, existe el riesgo de que un perro se sienta ansioso o conflictivo en las interacciones sociales con otros perros. Un perro puede preocuparse si se trata de un juego o si la interacción es una amenaza para él. Cuando un perro tiene miedo de la posibilidad de ser amenazado, a menudo pedirá espacio. A veces se necesita agresión para pedir espacio.

Artículo Recomendado:  Pon a Millie de nuevo en pie

Ambos participantes deben disfrutar del juego de perro a perro durante toda la sesión de juego. Durante el juego, cada individuo tiene un lenguaje corporal tranquilo y el juego va en ambos sentidos; En otras palabras, no es un perro persiguiendo o abalanzándose sobre otro perro. Puede haber fuertes ladridos y gruñidos de tono variable. Los comportamientos pueden parecer exagerados y desenfrenados.

El juego implica breves descansos frecuentes en el contacto físico, con cada participante verificando con el otro para asegurarse de que todavía están listos para jugar. Antes de regresar a otra pelea de juego, una persona a veces puede ver a un participante dar al otro una señal visual del juego, como jugar arco. Tal señalización le informa al destinatario: «¡Todo lo que voy a hacer es jugar!» La comunicación del juego permite que ambos participantes sean vulnerables sin sentirse amenazados.

Comportamientos que puede ver cuando los perros juegan

  • El arco de juego: hacer una reverencia con las nalgas en el aire y los codos casi hasta el suelo, incluso golpeando las patas delanteras contra el suelo en previsión de un juego.
  • jugar a ladrar o gruñir
  • Postura relajada y expresión facial: Tu perro lucirá feliz
  • Tomar turnos: esta es una buena indicación de juego y los perros pueden jugar una forma de etiqueta y turnarse para perseguirse unos a otros.

Algunos perros pueden jugar bien juntos durante mucho tiempo. Algunos perros solo juegan brevemente y luego indican que quieren que los dejen solos.

¿Cómo reconoces el comportamiento agresivo?

Cuando un perro no puede escapar y se siente amenazado, puede producirse una agresión. La agresión es una forma en que el perro se diferencia del otro perro. Cuando una persona no puede ganar espacio a través de la evasión, la única forma en que el perro abusado puede ganar espacio del otro perro es a través de amenazas. Eventualmente, las mordidas ocurren cuando al perro acosado no se le da el espacio que necesita.

Publicaciones relacionadas

Si usted, el dueño, ve que su perro no entiende cuando otro perro quiere que lo dejen solo, debe llamar a su perro para que el otro perro no se sienta molesto. Un ejemplo común de esto es cuando los cachorros intentan jugar con un perro mayor. El perro mayor puede tener menos resistencia o dolor no diagnosticado que afecta su voluntad de seguir jugando. Cuando un perro tiene dolor, puede sentirse más vulnerable y puede doler si juega en exceso. Con tolerancia reducida debido al dolor, es más probable que un perro se vuelva agresivo.

Algunos signos de agresión canina son:

  • pelos levantados
  • Rigidez del cuerpo y expresión facial tensa
  • Mirar al otro perro
  • Chasquear o embestir
  • Gruñidos y/o ladridos profundos
  • Levantar el labio frontal para mostrar los dientes frontales y los caninos.
  • Penetrar la piel de la otra persona con dientes o garras

Debe llamar a su perro y darle una golosina para que regrese a usted tan pronto como vea signos de agresión. Se recomienda intervenir antes de que la agresión se convierta en combate físico. Cuando se produce una pelea, existe peligro físico para todos los perros en la pelea y también para cualquier persona cercana. Las personas que intentan detener las peleas de perros a menudo son mordidas.

Las personas que cuidan perros deben reconocer la comunicación de su perro y comprender cuándo un perro necesita espacio para que no se vuelva agresivo. Todos los perros pueden volverse agresivos en cualquier momento de sus vidas. La agresión es una de sus muchas herramientas para distanciarse de otras personas que encuentra amenazantes o que no prestan atención a sus señales de espacio personal.

La agresión no está dictada por la raza e incluso el perro más tranquilo y amigable puede ser agresivo según la situación. La AVA tiene un adagio de «no criar actos» que tiene como objetivo crear conciencia pública de que cuando ocurre una agresión, debemos examinar la historia del perro y la situación en la que se usó la agresión, en lugar de asumir que fue el perro. raza condujo a un incidente agresivo.

Mi perro usará la agresión cuando no haya una amenaza real

Como se discutió en este artículo, la agresión puede ser un comportamiento normal en respuesta a una situación amenazante.

Algunos perros encuentran desafiantes las situaciones no amenazantes y usarán la agresión cuando no sea necesario, y en realidad es más peligroso. Tales problemas son problemas médicos porque indican que un perro no está aprendiendo que el ambiente es seguro. Así que la agresión no es un tema de entrenamiento. Entrenar a un perro requiere que el perro aprenda, y los perros que muestran agresión tienen graves problemas de aprendizaje. es No por raza o y es No porque un perro está tratando de ser dominante.

Si un perro que ha mostrado agresión se presenta a un veterinario, se recomienda un estudio de diagnóstico. El asesoramiento con perros que muestran agresión tiene como objetivo determinar si la agresión es normal o anormal, examinar las causas subyacentes de la agresión, proporcionar un diagnóstico de comportamiento y formular un plan de manejo específico. El manejo ayuda a los propietarios a comprender el comportamiento de su perro y aprender los métodos de intervención apropiados que pueden mejorar la seguridad y el bienestar del perro.

El castigo nunca debe usarse cuando un perro muestra agresión. Es probable que cualquier reducción inmediata en el comportamiento agresivo lograda mediante el uso del castigo conduzca a una agresión más peligrosa a largo plazo.

Si tienes alguna duda sobre el comportamiento de tu perro, lo mejor es que consultes a tu veterinario.

Puntos importantes de este artículo:

  1. Los cachorros necesitan aprender señales sociales normales cuando tienen menos de 12 semanas. Los cachorros deben tener la oportunidad de aprender de otros perros. Los propietarios deben monitorear las interacciones sociales para ver que su cachorro tenga un lenguaje corporal fácil, autoevaluación y aprendizaje. La situación se volverá más divertida cuando aprenda que no hay amenaza y que es una experiencia placentera.
  2. El juego debe ser bidireccional, con cada perro persiguiendo. Es poco probable que un perro que está constantemente siendo perseguido o escondido disfrute de la interacción.
  3. Cuando un perro necesita alejarse de otro perro pero no puede, es posible que se requiera agresión para permitir que el perro escape de la amenaza percibida del otro perro. Los propietarios deben monitorear las interacciones perro-perro y llamar a un perro si uno de los perros que juegan intenta alejarse o no se involucra con entusiasmo.
  4. La agresión no se debe a la raza de un perro. La agresión ocurre dependiendo de la situación en la que se encuentra el perro en el momento en que se usa la agresión. Tales situaciones, si se reconocen, deben evitarse.
  5. Si su perro es agresivo, debe consultar a su veterinario para que le aconseje.

Artículo Recomendado:  Convulsiones en perros: síntomas, riesgos y cómo ayudar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba