MASCOTAS DE HOGAR

Refuerzo positivo: la forma basada en la ciencia de entrenar con éxito a su perro

Criar a su perro es una parte importante de la crianza responsable de los animales. No solo protege a su cachorro, sino que también le da estimulación mental y fortalece su vínculo. Sabemos que entrenar a su perro se siente como una tarea abrumadora para muchos dueños de mascotas, ¡pero no tiene por qué serlo! De hecho, existe un método basado en la ciencia para entrenar con éxito a su perro llamado entrenamiento de refuerzo positivo.

¿Qué es el entrenamiento de refuerzo positivo?

El refuerzo positivo es un método de entrenamiento que se enfoca en recompensar el comportamiento positivo. Con esta técnica nunca castigarás a tu perro por algo indeseable. En su lugar, ignore o redirija este comportamiento y recompénselo solo por el comportamiento positivo.

Esta técnica se ha convertido en el método de entrenamiento preferido por muchos dueños de mascotas por varias razones:

  • Razón # 1: Los perros entrenados con refuerzo positivo tienden a ser más obedientes que los perros entrenados con otros métodos.
  • Razón # 2: Los perros y los dueños de mascotas que usan el entrenamiento de refuerzo positivo experimentan vínculos más fuertes entre humanos y perros.
  • Razón # 3: Los perros entrenados con refuerzo positivo tienden a tener más éxito en el aprendizaje de nuevas habilidades o trucos en el futuro.

¿Cómo funciona el entrenamiento de refuerzo positivo?

El entrenamiento de refuerzo positivo parece bastante simple, pero hay algunas cosas que deben hacerse para asegurarse de que funcione.

  • El momento es importante: El refuerzo positivo solo funciona cuando la recompensa se da inmediatamente (estamos hablando de segundos) después de que su mascota realiza el comportamiento deseado. Si espera más, es probable que no asocien la recompensa con el comportamiento correcto. Por ejemplo, si están sentados pero esperas a que se levanten para recompensarlos, es más probable que asocien la recompensa con estar de pie que con sentarse.
  • Elija comandos breves y simples: Los mejores comandos son breves y fáciles de entender, por lo general una palabra o dos en la parte superior: sentarse, quedarse, sentarse y soltar son buenos ejemplos. Diga el comando con voz tranquila y clara y trate de no repetirlo más de una vez. También ayuda elegir un comando visual que puedas combinar con cualquiera de los comentarios verbales, ya que los perros también aprenden al observar nuestro lenguaje corporal.
  • Úselo de manera consistente: A medida que hace ejercicio, debe recompensarlo cada vez que realice el comportamiento deseado. Esto significa una mayor cantidad de tiempo caminando con golosinas en todos sus bolsos y bolsillos, pero le prometemos que vale la pena. Después de que su mascota realice el comportamiento de manera constante, puede cambiar al refuerzo intermitente, donde continuará elogiándolos cada vez, pero solo les dará una recompensa cada pocas veces. Simplemente evite detener el Plan Continuo de Recompensas demasiado pronto, o su mascota puede frustrarse y confundirse.
  • Encuentra la recompensa adecuada: En el entrenamiento de refuerzo positivo, la recompensa juega un papel clave. Esto se debe a que es más probable que una recompensa de alta calidad anime a su perro a repetir un comportamiento positivo que un comportamiento que no le entusiasma.

¿Cómo elijo la recompensa correcta de entrenamiento de refuerzo positivo?

Sabemos que encontrar la recompensa adecuada es una parte crucial del entrenamiento de refuerzo positivo, pero ¿cómo saber cuál elegir? La forma más fácil de determinar la recompensa es observar a su mascota y descubrir qué los hace más felices.

Artículo Recomendado:  ▷ ¿Pueden los perros comer patatas o papas? + Respuesta: si

La mayoría de los perros están muy motivados por la comida, por lo que las golosinas y otros alimentos son excelentes recompensas. Si esto le suena a su cachorro, intente tomar algunos paquetes de golosinas para perros Freshpet y usarlos solo para el entrenamiento. El uso de una variedad de golosinas mantendrá las cosas interesantes y emocionantes para su perro, ya que no sabrá qué golosinas recibir. Cada golosina se puede cortar en trozos del tamaño de un guisante o más pequeños para asegurarse de no exagerar durante los entrenamientos.

Si tienes uno de esos perros raros a los que no les gusta la comida, prueba con un juguete, caricias o un breve momento de juego. Puede que necesite algo de experimentación, pero eventualmente encontrará una recompensa que alentará a su cachorro a repetir constantemente el comportamiento deseado.

Ya sea que sea un nuevo padre de mascotas o esté buscando expandir el repertorio de comandos de su perro, ¡esperamos que tenga éxito con este método de entrenamiento basado en la ciencia!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba