AVES

¿Tu pájaro está hablando o ladrando?

La mayor parte del lenguaje salvaje de los loros es proporcionar información a aves o familias. Las llamadas de «Despertar», las llamadas de «Ven a comer», las llamadas de «¿Dónde estás?» Y las llamadas de «Todos duermen» deben ser lo suficientemente fuertes para que todos las escuchen. Ya sea que se trate de un lenguaje salvaje o no, es la conversación lo que nos motiva a la mayoría de nosotros a llevar al loro a casa.

Aunque la mayoría de los loros pueden desarrollar al menos algunas palabras, muchos loros aprenden más. Los periquitos son la especie más común de loros y tienen la capacidad de pronunciar la mayor cantidad de palabras. Pero los estudios han demostrado que los periquitos utilizan vocabulario humano, como vocalizaciones, y es poco probable que utilicen un vocabulario completo como el loro gris africano, la única especie que se ha estudiado extensamente en un entorno de laboratorio. Muchas amazonas, guacamayos, cuáqueros y gente de cuello anillado son conversadores. Los individuos de muchas otras especies también son buenos para hablar.

El comportamiento de la voz puede desarrollarse en cualquier momento antes o después del destete. Esto puede suceder en forma de mendicidad, balbuceo, habla o gritos. De hecho, el sonido de mendicidad se puede escuchar incluso antes de que el loro salga del huevo. El loro primero habla para satisfacer sus necesidades físicas (alimentación, vivienda, medio ambiente) y emocionales (social, independencia, autoconfianza, impulso reproductivo).

La primera palabra más común es «Hola».

En una encuesta en línea de 1998 a 65 propietarios de periquitos cuáqueros, la primera palabra más común fue «hola» (16 pájaros), seguida de «step-up» (8 pájaros) y luego «peek -a-boo» (6 pájaros) , «qué» (cinco pájaros) y «hola» (tres pájaros). Todas las demás primeras palabras dichas por el grupo son únicas o desconocidas. Todas estas aves usan estas palabras y obviamente entienden su significado. Solo 6 de las 65 aves no hablan el idioma humano, y dos cuáqueros tendrán menos de un año y pueden estar aprendiendo a hablar.

Artículo Recomendado:  ¿Por qué mi pájaro se arranca las plumas?

La historia de cosmo

Los loros de compañía a menudo improvisan sus propios significados. El ganador del premio Pulitzer, Robert Olen Butler, cuenta la historia del pelirrojo mexicano Cosmo, quien improvisó el significado de las palabras. Como la mayoría de los loros de compañía, Cosmo ha dado significados aproximados, simples, creativos y fáciles de entender. Por ejemplo, la palabra galleta se usa no solo para galletas, sino también para galletas y casi cualquier otro alimento delicioso de nueces o semillas.

Por supuesto, como amazónico, Cosmo conocía y usaba la palabra agua. El significado aquí es tradicional amazónico, ¡guau, maravilloso material húmedo!

Por primera vez para darle una uva a Cosmo, su pico perforó la piel carnosa y roció agua en su rostro. Ella miró fijamente esta extraña cosa buena, tiene propiedades tanto duras como húmedas, lo llamó agua de grieta. Desde entonces, Cosmo ha utilizado agua partida para hacer uvas, basándose en sus propiedades duales, y galletas para otros alimentos.

La experiencia del loro afecta el comportamiento sonoro que aprende el pájaro. Desde el momento en que el loro es consciente del entorno que lo rodea, se deben proporcionar herramientas interesantes (juguetes) para estimular el comportamiento de autorrecompensa (juego). Si el loro no aprende a entretenerse, ignorar sus gritos no mejorará el comportamiento del pájaro.

Lidiar con los gritos

Los gritos deben manejarse con paciencia, compasión y simpatía, porque tienen un propósito. Si su pájaro grita excesivamente, hay un problema. Es una buena idea buscar ayuda profesional de inmediato, porque el volumen del loro se puede bajar fácilmente si la nueva vocalización molesta se resuelve rápidamente. Los programas conductuales generalmente tienen como objetivo reemplazar los sonidos no deseados con diferentes comportamientos, como otros comportamientos como vocalizar o masticar, jugar, bañarse o tomar una siesta.

Artículo Recomendado:  Los cóndores no dejan de visitar (y destruir) la casa de esta mujer de California. Este es el por qué.
Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba